La parábola del dios loco

Cuando las Consciencias se habían desprendido del Todo, como hojas que yacen entre las raíces de un sempiterno árbol, una de ellas tuvo una idea extraña: se dijo a sí misma que era un dios, y como era poderosa, otorgó dones y beneficios entre otras que eran más pequeñas y que también ardían en deseos de ser veneradas. Esta Consciencia Trastornada ideó algo salvaje: todo aquel que se postrase podría vivir en su Ilusión, que se adecuaría a sus propios deseos egocéntricos; pero también podría reclutar a otras consciencias inferiores, y ofrecerle parte de la Ilusión; cuantas más reclutara más poder tendría sobre la Ilusión.

Aunque las Consciencias más sabias observaron esto con asombro, no interfirieron, pero informaron a todas aquellas más pequeñas que habían sido reclutadas por otras más perversas que ahora se afanaban con mentiras y promesas a aquellos incautos y despistados.

Y ocurrió entonces que la gran Consciencia Trastornada marchó con el ejército que se había formado a su alrededor y entonces cumplió con su idea de ser dios y le dio forma a una realidad con su pensamiento y su ser. Aquellos que primero se habían unido, formaron su séquito y fueron quienes administraron a los nuevos que llegaban, pues grande había sido su reclutamiento y fastuosas las promesas de los deseos consumados; y muchos acudieron después de que todo ya estaba organizado y, si bien ocupaban los lugares inferiores, se las ideaban para hallar debilidades en sus superiores y desplazarlos y ocupar su lugar. Y esto enorgullecía al dios, pues de esa forma se alimentaba.

Fue entonces cuando las primeras consciencias volvieron de aquella Ilusión, pero su visión ya no era la misma y buscaban con desesperación retornar pues sus deseos estaban aun insatisfechos. Esto perturbó el Consejo de los Sabios, e intentaron hablar con los que permanecían en la Ilusión, pero los mensajes llegaban trastocados y, del séquito del dios, que también se beneficiaba del caos reinante, se urdieron trampas y se hacían pasar por iluminados confundiendo aun más a aquellos que trataban de escapar.

Los Sabios entonces comprendieron que las consciencias jamás emergerían de la Ilusión sin ayuda y se propusieron ingresar de alguna forma. Pero el dios si bien loco era también sumamente astuto, y había considerado que algo así podía llegar a acontecer y estableció que dentro de su realidad sólo podrían ingresar aquellas consciencias que olvidaran todo lo que sabían; y cuando entraran a su realidad, serían tratados como el estrato que le correspondiese, y se investirían en las ropas que hubiesen disponibles, no necesariamente las mejores.

El dios loco pretendía así que los Sabios que ingresaran jamás recordaran que eran peregrinos en tierras paganas. Y así fue en algunos casos, y muchos se perdieron en la Ilusión o descubrieron un Deseo, o desconocieron el Camino de vuelta.

Solve et coagula de la Alquímia o
"Levántate una y otra vez, hasta que 
los Corderos se conviertan en Leones."
Esta consciencia trastornada fue conocida entre los Hombres con distintos nombres: para algunos fue Loki, para otros el Demiurgo, el de mente astuta; en los cuentos mitopoeicos fue llamado Azathoth o Melkor (dioses y potestades exteriores, antítesis de la creación), y hoy algunos lo han llamado Ormethion. En realidad, poco importa el nombre, pues siempre cambia: la punta es tan filosa que siempre se desgasta y se quiebra en la nada, aunque las consciencias que permanecen debajo luchen para asumir en su lugar.

Sin embargo y debido a esto, los Sabios comprendieron que el Verdadero Camino pasaba por ingresar en la Ilusión pero no ser afectado por ella. Sólo a través de sucesivos ingresos y depuraciones, la Consciencia estaría lista para una etapa más allá de esta, que la acercara de nuevo al Todo.

6 comentarios:

Anonymous dijo...

Hola. Muy Bueno!!!

ranandîro dijo...

Hola. Gracias por comentar.

nadiemejorquenadie dijo...

¿Qué se puede hacer para recordar dentro de la ilusión?, ¿Y para ver la realidad con los ojos?, ¿Cómo mostrar a los que no quieren mirar?,¿Cómo revertir la función de este mundo?.
Un saludo, por cierto perdí aquel correo que me mandaste, si puedes volver a mandármelo a nadiemejorquenadie@lavabit.com.
GRACIAS DE ANTEMANO

ranandîro dijo...

| ¿Qué se puede hacer para recordar dentro de la ilusión?

La anámnesis es un proceso interno que lleva su tiempo; considera que la información olvidada estaba expresada en símbolos ajenos a nuestra actual realidad (si eres un alma vieja no sólo has transitado por el plano físico); y la vida cotidiana que llevamos hoy no te facilitará las cosas.

Meditar es una buena herramienta: cuanto más natural te salga y menos forzado mejor. El propósito es moderar la respiración y neutralizar el vaivén emocional, y una vez logrado esto, concentrarse en la búsqueda de tu inquietud.

Hay otra herramientas, pero quizá te lleven más tiempo. Te aconsejo leas los dos libros de Fulcanelli.

| ¿Y para ver la realidad con los ojos?

Busca sobre el Dr. Samuel Sagan. Te aconsejo este libro (online, en español): http://www.clairvision.org/espanol/el-despertar-de-la-vision-interior.html

| ¿Cómo mostrar a los que no quieren mirar?

A los que no quieren mirar, ¿qué les puedes mostrar?

| ¿Cómo revertir la función de este mundo?

Un consejo: el único mundo que puedes revertir es tu mundo interno; es la única soberanía que posees y ya de por sí es una tarea titánica, ya que luchas contra la mente foránea.

Recuerda siempre la Directiva Primaria e intenta honrarla cuando se presente la ocasión. Un buen consejo de Thomas de Montalk: Always use love: kind love for the kind, tough love for the tough.

marco peñaloza dijo...

Como puedo ingresar a los escritos en la pagina de mundo emergente,ya envie una solicitud para ingresar pero no se si paso algo, o se me olvido algo, me gustaria mucho continuar leyendo los escritos que se encuentran en dicha pagina,gracias por su atencion

ranandiro dijo...

Ten a bien contactarnos al correo en los Datos de perfil; de algunos escritos podemos sugerir algún sitio que lo haya duplicado.