De Grises y sueños tanáticos

No lo dudamos, en esta ocasión tal vez estemos caminando por la cuerda floja... al carecer de las pruebas materiales y reproducibles que nos exige el modelo científico. Apenas podemos presentar los hechos —o recuerdos— con algún paradigma partiendo de fuentes que se escapan a la comprensión humana. Pero intentémoslo: entre tanta sombra algún destello de luz no pasará desapercibido.

Sobre los Grises (o Grays) existe bastante literatura moderna, pero se estaría ignorando una gran cantidad de antecedentes si desconsideráramos los mitos o cuentos de la antigüedad. El prestigioso astrofísico Jacques Vallée postula que las mitológicas hadas y gnomos son representaciones posibles para el mismo fenómeno, donde podemos incluir las curiosas referencias a los secuestros o intercambios (changelings) realizados por estos seres, en los cuales bebés eran sustituidos por criaturas deformes; al respecto, William Bramley en su libro Los Dioses del Eden conjetura:
He llegado a interesarme por este problema debido a las declaraciones sobre las abducciones extraterrestres. Las abducciones que conocemos hoy son aquellas cuyas víctimas humanas son regresadas al sitio del secuestro. ¿Existen muchos casos conocidos en los cuales las personas raptadas no han sido regresadas? ¿Es posible que algunos de esos ejemplos envuelva a niños? Me he cuestionado esto que parece impensable: ¿si la raza humana fue creada como una raza de esclavos, es posible que todavía sea proveedora de mano de obra para la sociedad Custodia en forma de niños humanos?
Cierta literatura reciente, en especial aquella basada en el Experimento Cassiopaea sostiene que los Grises son entidades biológicas pero de naturaleza robótica, algo semejante a un organismo cibernético destinado a trascender con facilidad densidades, en particular, de la cuarta a la tercera, posiblemente con el objetivo de realizar diferentes actividades físicas especializadas en nuestra realidad que sus diseñadores no pueden o no desean efectuar; de forma separada, la doctora Karla Turner especuló:
Otra posibilidad es que, como a ciertos abducidos se les ha dicho o mostrado, los pequeños Grises 'trabajadores' sean robots androides producidos en masa, los cuales no tienen almas individuales y, por lo tanto, no están 'vivos' como entendemos el término. Los Grises muestran una fisiología fetal rígida, como lo han aseverado numerosas descripciones. Y dado el dominio suficiente de la genética, el material reproductivo humano podría ser alterado para que su apariencia se asemeje a la del tipo Gris, aún siendo estrictamente humana en composición, en vez de una mezcla entre extraterrestre y humano.
Los Grises, en efecto, podrían ser cuerpos de bebés humanos terriblemente alterados, desprovistos de lo que llamamos alma, programados mentalmente como hardware dedicado.
La doctora Turner sostiene que estos seres participan de toda abducción, encargados del adormecimiento (¿hipnosis o tal vez el desprendimiento del doble etérico?), transporte y muchas veces llevando a cabo determinados exámenes o controles sobre el cuerpo de la víctima. Es interesante replantear la lectura de sus libros desde la postura de una abducción etérica y no necesariamente física: considerar esto no haría perder generalidad a las hipótesis y nos permitiría introducir la Teoría de la Distorsión, (1) dado que sólo implicaría el postular la posibilidad de registrar o percibir actividades en otros reinos no necesariamente materiales del Cosmos, en definitiva, nada diferente a la capacidad innata de recordar nuestros sueños y, sobre todo, las diversas sensaciones que nos rodean en ellos.

Sin embargo, hay alguna conjetura que es posible sostener a partir de la mayoría de los hechos relatados por las víctimas; sin entrar en los detalles escalofriantes, estos serían: extracción de energía basada en el sufrimiento, y procedimientos relacionados con la actividad sexual; algunos investigadores coinciden en la hipótesis de que ambas actividades involucren la generación de emociones caóticas o desenfrenadas, tal vez asociadas a la emisión de energía desde diferentes chakras del cuerpo etérico; del libro Close Encounters of the Fourth Kind de Courtlandt Bryan:
Bajo hipnosis, los Hills de manera separada, cada uno con sus palabras, relató haber sido abducidos desde sus automóviles por pequeños seres grises con grandes cabezas y ojos, diminutas bocas y narices. Estos seres llevaron a los Hills dentro de su nave estacionada, los separaron en distintas habitaciones, y comenzaron a realizarles distintos exámenes médicos. Durante estos exámenes, una larga aguja fue insertada en el estómago de Betty Hill como parte, según informaron los seres, de un "test de embarazo."
Posteriormente siguieron varios exámenes médicos: remoción de piel, extracción de muestras y un doloroso largo etcétera, y fue entonces cuando a los Hills se les permitió abandonar la nave, y observarla despegar. Luego de una serie de pitidos, sus memorias de la traumática experiencia fueron borradas; tan solo quedó una vaga reminiscencia de lo ocurrido.
Por supuesto, el ojo entrenado coincidirá en que nuevamente el denominador en común es la extracción compulsiva de loosh (como energía vital o líbido emocional) por medio del dolor físico, pero también es tentador asociar las pruebas de embarazo con la perspectiva de la manipulación genética. La doctora Turner habiendo trabajado con más de 400 abducidos, detalló las siguientes características sobre Los Grises:
  • la capacidad de alteración de la percepción: esto se conoce como encampanamiento o también Oz Effect; creando una especie de realidad virtual que se proyecta en la mente humana; se supone también que pueden adoptar diferentes apariencias o de parcial invisibilidad: esta capacidad de nublar los sentidos generalmente es una característica de los cuentos de hadas;
  • los abducidos presentan diferentes marcas en sus cuerpos: pueden notarse pequeñas faltas de piel o cicatrices rectas; otras marcas incluyen pinchazos, moretones o incluso marcas como de 3 ó 4 garras; es notable la coincidencia con relatos de víctimas físicas de fenómenos poltergeist;
  • las mujeres abducidas frecuentemente presentan problemas ginecológicos después de un encuentro de esta clase, que en general concluyen en quistes, tumores, cáncer de pecho o útero;
  • los abducidos reportan haber sido maltratados, abusados y amenazados por sus captores; existen procedimientos donde dolorosas sondas genitales y anales son utilizadas -incluso en niños pequeños- y líquidos desconocidos se inyectan en algunos de los secuestrados;
  • se reporta haber sido llevados a instalaciones subterráneas donde se observan grotescas criaturas híbridas, guarderías de fetos y humanoides híbridos, y extraños depósitos llenos de fluidos color ámbar donde flotan miembros de cuerpos descuartizados; curiosamente algunos abducidos reportan ver otros humanos siendo procesados para la extracción de sangre, mutilados o desmembrados y sus torsos apilados como leños; luego al observador se le informa que ese será su fin si no coopera con sus captores (estos temas son profundizados en los trabajos de Bruce Alan DeWalton, conocidos como The Dulce Protocol, The Grand Deception y The Omega Files, más tarde reeditados por Robert Teske);
  • otro hecho común es que los abducidos son cooptados para tener relaciones sexuales con humanoides o incluso entre otros abducidos, mientras los aliens observan el desempeño; en estos casos los aliens participantes se camuflan en apariencias que resuenan con los recuerdos de la víctima; es como si los Grises pudiesen explorar la mente accediendo a los deseos y vulnerabilidades de manera de personalizar la experiencia de la abducción (para más detalles, hemos profundizado en los artículos sobre la interferencia exógena en las relaciones románticas);
  • otro hecho curioso es que los aliens predicen eventos catastróficos y un período terrestre de caos y destrucción global; incluso refuerzan esta idea diciendo que las víctimas han sido seleccionados para su rescate con el objetivo de salvar la civilización en este u otro planeta temporal hasta que el evento apocalíptico haya concluido.
La efigie tanática o CalFet (2) reportada
por niños a la hora de dormir
Hay quizá una connotación esotérica en todo esto, tal vez relacionada con determinados arquetipos que figuran en mucha de la ilustración alquimista; sin esforzar demasiado la imaginación es posible descubrir la analogía entre la cadavérica representación de los Grises, la Efigie de la Muerte y el recargado contenido tanático del argot o arte gótico. Y aquí podemos establecer algunas asociaciones difusas... ¿es la mente humana la responsable de sintonizar símbolos arquetípicos al intentar liberar la psiquis de un proceso traumático o de alta emotividad durante el sueño? O tal vez, como se nos presenta la información en diferentes testigos, ¿estamos siendo ordeñados por criaturas parasitarias que desafían toda lógica material?

Cabe preguntarse, por qué niños saludables, sin haber trascendido vicisitudes trágicas, criados con las comodidades modernas en un ambiente amoroso tienen sueños recuentes con alta carga tanática; ¿es quizá la enuresis nocturna una consecuencia física de evaluaciones o procedimientos que se están realizando en otro plano? (3) Recomendamos la lectura del síndrome de post-abducción.

* * *
*
(1) La teoría de la distorsión plantea que el "agente externo" (no necesariamente extraterrestre) escenifica la abducción en una realidad mental; para ello, utiliza material del subconsciente de manera de conformar el contexto del encuentro cercano.

(2) La hipótesis CalFet: Calavera-Feto, término acuñado por los investigadores argentinos: el psiquiatra Néstor Berlanda y el psicólogo Juan Acevedo en su libro Los Extraños.


(3) En la tradición china, se relaciona el miedo con los riñones; en el libro La Respiración Embriónica (Meditación Qigong), el doctor Yang, Jwing-Ming menciona:
[Si se] experimenta una fuerte impresión, el flujo de Qi [energía orgón] de la vegija se torma inmediatamente deficiente. En general, el depósito [uno de los 8 vasos o "meridianos extraordinarios" donde se almacena el Qi] regula de forma inmediata el Qi de ese canal para que usted se recupere de la impresión recibida. Sin embargo, si el Qi del depósito también es insuficiente, o si el efecto de la impresión es muy fuerte y no hay suficiente tiempo para regular el Qi, la vegija se contrae repentinamente provocando una inevitable necesidad de orinar.

No hay comentarios.: